miércoles, 24 de septiembre de 2014

Cadillac operará como una marca independiente


General Motors anunció el día de ayer lo que llamó un "realineamiento estratégico" que transforma a su marca insignia, Cadillac, en una unidad de negocios independiente; es decir, con sede global propia, responsable de administrar de forma autónoma sus recursos, reportar sus estados financieros y tomar sus propias decisiones de producto y comercialización con un equipo independiente en los departamentos de I+D e ingeniería de GM.

La nueva sede mundial de Cadillac estará ubicada en la ciudad de Nueva York, considerada la capital del mundo, específicamente en el barrio SoHo uno de los más famosos y exclusivos situado en el corazón de Manhattan. Dicha sede será inaugurada en el segundo trimestre del 2015, y desde la misma funcionarán la mayoría de los departamentos a excepción del equipo de desarrollo de productos que seguirá operando desde las instalaciones principales del gigante Norteamericano en Michigan. Esta medida no afectará las operaciones de fabricación y montaje, que seguirán como hasta ahora.

Esta importante medida forma parte de una profunda reestructuración llevada a cabo por el nuevo presidente de Cadillac, Johan de Nysschen, quién asumió sus funciones a finales del mes de agosto después de dejar las riendas de la marca Infiniti, pero que es más conocido por sus 20 años de experiencia en Audi; donde ocupó importantes cargos y desempeñó un papel clave en la transición a la marca de lujo global que es hoy por hoy.


De Nysschen es responsable del rendimiento operativo de Cadillac a nivel mundial, y su misión es establecer la marca en una posición preeminente entre las marcas de lujo globales, como Mercedes-Benz, BMW y Audi. Tiene por tarea devolverle el brillo a la icónica marca de lujo Americana, que dominó durante décadas el mercado de lujo en Norteamérica y que en sus años dorados llegó a ser considerada "el estándar del mundo". En China ya tiene parte importante del trabajo adelantado, donde experimenta un crecimiento exponencial de las ventas y el año que viene planea inaugurar su primer complejo industrial exclusivo, que tendrá una capacidad de producción inicial de 160.000 unidades/año.

El mayor reto inicial del nuevo jefe de Cadillac es hacerle frente al complejo escenario de la marca en los Estados Unidos, donde sus ventas han caído 4,5% en lo que va de año a pesar de la introducción de nuevos modelos como la rediseñada Escalade y el ATS Coupe, debido al aumento significativo de los precios de algunos modelos de la marca como el nuevo CTS; que en algunas variantes su precio se elevó hasta 10.000 dólares por encima del modelo de generación previa. También debe reajustar el cronograma y volumen de producción de la fábrica de sus sedanes ATS y CTS en Michigan, la cual tuvo que detener operaciones por exceso de stock en sus patios de almacenamiento. 

Además de lidiar con una excesiva red de concesionarios que supera las 900 tiendas, más del doble de las que tiene Mercedes-Benz y vende significativamente más unidades por año que la marca Americana. El ejecutivo ya anunció que ejecutará un plan para optimizar la red de concesionarios, conservando los más competitivos y negociando en una "conversación nacional" con los que registran menor actividad o son compartidos con otras marcas de GM para excluirlos de su plantilla.

El futuro de Cadillac

Cadillac se encuentra preparando una variedad de nuevos modelos para expandir su portafolio y llenar los vacíos existentes en su actual linea. En total lanzará 4 nuevos modelos hasta el año 2017, que incluyen un modelo de alta gama, dos nuevas utilitarias que se serán posicionadas por debajo y por encima de la actual SRX respectivamente y un compacto de tamaño inferior al ATS.

Entre ellos el más estratégico es el sedán insignia que presentarán en el primer semestre del año que viene e iniciará su comercialización a finales de año. Con él la marca planea competir en el segmento de más prestigio del mercado de lujo, y enfrentará a modelos como el Mercedes-Benz Clase S, BMW Serie 7, Audi A8, Lexus LS y Jaguar XJ. Y es que a pesar de ser un segmento de bajo volumen de ventas, es vital que una marca con las ambiciones de Cadillac compita en él para elevar su posición hasta las miradas de los clientes más adinerados.

La marca también tiene planes de expandirse más allá de los poco más de 40 mercados en los que ya está presente. Éste año anunció sus planes para entrar a competir en Corea del Sur, planea entrar en Brasil en 2016, y planea un "ataque a Europa" a partir de finales del 2017 con la segunda generación del ATS y la nueva SUV sobre la misma plataforma del sedán; los cuales tendrán una gama de motores con al menos una opción diésel y tendrán variantes con volante a la derecha para ser vendidos en el Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y Japón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario